Calefactores De Bajo Consumo: Verdades Que Debes Saber

Ejemplo de calefactor de ventilador

Quienes buscan un calefactor de bajo consumo quieren un calefactor que les dé el máximo calor posible consumiendo el mínimo de energía posible.

Pero hay conceptos muy importantes que debes saber antes de comprar un calefactor de bajo consumo y por eso que te recomendamos leer este artículo hasta el final.

Conocerás puntos claves sobre los calefactores eléctricos (los calefactores más populares del mercado por su comodidad, practicidad y bajo precio), te enseñaremos cómo ahorrar en tu factura de la luz, te daremos consejos de seguridad al utilizar este tipo de calefactores y, finalmente, te recomendaremos algunos de los mejores calefactores seleccionados por su calidad, prestaciones, y potencial de ahorro.

¡Empecemos! 🌡️

Contenidos

Mejores calefactores de bajo consumo

Estos son los calefactores eléctricos de bajo consumo que te recomendamos en La Lupa Microscópica 🔎

Calefactores de ventilador de bajo consumo recomendados

Te recomendamos los calefactores de ventilador de Orbegozo y Black+Decker:

Ventajas:

  • Potencia: 1000 W y 2000 W.
  • Termostato integrado.
  • Protección contra sobrecalentamiento.
  • Modo solo ventilación (sin calefacción).
  • Luz indicadora de encendido.

El calefactor Black+Decker destaca frente al Orbegozo por 3 características adicionales:

  • Protección contra caídas accidentales.
  • Diseño más compacto y portátil.
  • Cable ligeramente más largo.

Desventajas:

  • Aunque podrían usarse en baños (¡con precaución!) ninguno de los dos es técnicamente apto para baños.

Calefactores cerámicos de bajo consumo recomendados

Te recomendamos 3 calefactores cerámicos en la gama baja, media y alta:

Gama baja: Cecotec

Ventajas:

  • Bajo consumo con tan solo 750 W de potencia.
  • Segunda potencia de 1500 W.
  • Protección contra sobrecalentamiento y caída.
  • Rejilla protectora de partes calientes.
  • Modo solo ventilación (sin calefacción).
  • Función de oscilación.

Desventajas:

  • Técnicamente no apto para baños*.
  • No tiene termostato**.
  • Poca potencia para espacios de cierto tamaño***.
  • No tiene temporizador ni programador.

* El título del producto incluye la palabra “baño”, pero técnicamente no es apto para baños porque no tiene la certificación adecuada.

** El fabricante utiliza el término “termostato” para referirse al selector de potencia. No se trata de un termostato real.

*** Creemos que, a pesar de lo que dice el fabricante, este calefactor se queda corto para calentar habitaciones de 20 m2. Se trata más bien de un calefactor básico para espacios pequeños.

Gama media: Brandson

Ventajas:

  • Potencia: 1200 W y 2000 W.
  • Termostato incluido.
  • Protección contra sobrecalentamiento y caída.
  • Rejilla protectora de partes calientes.
  • Temporizador de hasta 7 horas.
  • Función de oscilación.
  • Mando a distancia.
  • Pantalla digital.
  • Diseño elegante y moderno.

Desventajas:

  • No es apto para baños.
  • No tiene modo solo ventilación (sin calefacción).
  • No tiene programador.

Gama alta: De’Longhi

Ventajas:

  • Potencia: 800 W, 1800 W y 2400 W.
  • Protección contra sobrecalentamiento y caída.
  • Rejilla protectora de partes calientes.
  • Termostato integrado.
  • Incluye temporizador.
  • Incluye programador.
  • Apto para baños.
  • Filtro para polvo lavable.
  • Modo solo ventilación (sin calefacción).
  • Modo silencioso.
  • Mando a distancia.

Desventajas:

  • Precio.

Calefactores de convección de bajo consumo recomendados

Te recomendamos un calefactor de convección de gama baja y otro de gama media.

Gama baja: Grunkel

Ventajas:

  • Bajo consumo con tan solo 800 W de potencia.
  • Protección contra sobrecalentamiento.
  • Termostato integrado.
  • Diseño compacto.

Uno de los calefactores eléctricos que menos consume de esta lista.

Desventajas:

  • Potencia única de 800 W.
  • Útil solo para espacios pequeños.

Gama media: Xiaomi

Ventajas:

  • Protección contra sobrecalentamiento.
  • Termostato integrado.
  • Termporizador de hasta 12 horas.
  • Programador mediante app móvil.
  • Control remoto mediante app móvil.
  • Certificación IPX4*.
  • Compatible con Google Assistant y Alexa.
  • Modo silencioso.
  • Diseño elegante y minimalista.

* Aunque el fabricante no especifica directamente que sea apto para baños, la certificación IPX4 garantiza que el calefactor cuenta con protección contra salpicaduras de agua.

Desventajas:

  • Potencia única de 2200 W.
  • Sin protección contra caídas accidentales.

Calefactor infrarrojo de bajo consumo recomendado

Ventajas:

  • Potencia: 400 W, 800 W y 1200 W.
  • Protección contra caídas accidentales.
  • Rejilla protectora de partes calientes.

Con un mínimo de 400 W, es el calefactor que menos consume de esta lista.

Desventajas:

  • Sin protección contra sobrecalentamiento.
  • No tiene termostato.
  • No apto para baños.

¿Qué es un calefactor de bajo consumo?

Un calefactor de bajo consumo es cualquier aparato cuya función principal es generar calor y que, generando el mismo calor que otros calefactores, consume menos energía.

Esta definición puede aplicarse a todos los tipos de calefactores (o calentadores, depende la terminología que uses) que hay en el mercado, pero no puede aplicarse a los calefactores eléctricos.

Para entender por qué, veamos un ejemplo:

Si una bombilla incandescente consume 60 W (vatios) para funcionar y otra bombilla LED produce la misma cantidad de luz pero tan solo consume 7 W, podemos decir que la bombilla LED es más eficiente que la bombilla incandescente porque aporta la misma cantidad de luz pero consume menos energía.

Esto ocurre porque las bombillas tipo LED son capaces de transformar un mayor porcentaje de la energía eléctrica que usan en luz y, como resultado, pierden menos calor durante su funcionamiento (si tocas una bombilla incandescente que aporta la misma cantidad de luz que una bombilla LED, notarás que la incandescente está más caliente porque pierde más calor).

El calor perdido es energía perdida que no ha sido transformada en luz.

¿Pero qué ocurre en el caso de los calefactores eléctricos?

Que lo que interesa es, ¡precisamente!, que produzcan calor, y los calefactores eléctricos son capaces de transformar toda la energía eléctrica que usan en calor (es decir, son 100% eficientes). No hay pérdidas de energía como en el caso de las bombillas.

Decir que un calefactor eléctrico es más eficiente que otro es lo mismo que decir que una pelota de fútbol es más redonda que una de baloncesto ⚽🏀

Imagen de una bombilla LED y una bombilla incandescente para explicar el concepto de eficiencia energética en calefactores eléctricos

¡Sin embargo!

Aunque técnicamente no es posible hablar de calefactores eléctricos más o menos eficientes (porque todos son igual de eficientes), sí hay un caso en el que podemos hablar de calefactores eléctricos de bajo consumo, y eso es exactamente lo que vamos a ver a continuación 🙂

¿Cómo comprar un calefactor de bajo consumo?

El consumo de un calefactor eléctrico se mide por su potencia, que es la cantidad de energía consumida por unidad de tiempo.

Si tu prioridad absoluta es comprar un calefactor que consuma lo menos posible, entonces debes fijarte en que su potencia sea lo más baja posible.

Un calefactor de bajo consumo y un calefactor de alto consumo

Pero hay un problema…

Cuanta menor sea la potencia de un calefactor, menor calor producirá.

Por ello, una pregunta importante que plantearte antes de comprar un calefactor de bajo consumo es: ¿estoy dispuesto/a a sacrificar potencia y calor por ahorrar un poco de dinero?

Esto es algo que solo tú puedes responder.

Pero para ayudarte a decidir, hemos hecho una pequeña simulación para ti:

¿Cuánto se puede ahorrar con un calefactor de bajo consumo?

Si compras un calefactor de 1000 W en lugar de uno de 2000 W, te estarías ahorrando 1000 W por cada hora de uso o, lo que es lo mismo, 1 kWh (kilovatio hora, que es la unidad de energía que viene en tus facturas de la luz).

El precio medio del kWh en España en el segundo trimestre del 2020 fue de 0,1260 € (fuente: Statista).

Por tanto, para un uso hipotético de 3 horas diarias durante 3 meses (90 días) de frío, te podrías ahorrar:

1 kW x 3 h/día x 90 días x 0,1260 €/kWh = 34,02 €.

Podrías ahorrarte unos 34 € por 3 horas de uso diario durante 3 meses si compras un calefactor de 1000 W en lugar de uno de 2000 W.

Por supuesto, ahorrarías menos (o nada en absoluto) si, por tener un calefactor menos potente y compensar la falta de calor, lo dejases encendido por más tiempo.

Por eso, no necesariamente el calefactor que menos consume (es decir, el de menor potencia) es el que puede ahorrarte más en tu factura de la luz.

Hay otros factores muy importantes que debes tener en cuenta y que te explicamos a continuación:

Consejos para ahorrar con un calefactor eléctrico

Al contrario de lo que creen algunas personas, un calefactor eléctrico puede ahorrarte en tu factura de la luz (incluso si no es de “bajo consumo”), pero solo si lo compras y usas de manera inteligente.

Para ello, sigue las recomendaciones que te damos en La Lupa Microscópica:

Infográfico con consejos para bajar el consumo con un calefactor eléctrico
Tramos horarios de las nuevas tarifas de luz en España (2021)
  1. Abrígate y enciende el calefactor solo cuando sea realmente necesario.
  2. Intenta utilizar el calefactor durante las horas más baratas del día.
  3. Utiliza el calefactor en espacios reducidos y no como tu sistema principal de calefacción (a menos que vivas en un espacio muy reducido). Si necesitas encender más de 3 calefactores de manera simultánea, es muy probable que tu mejor opción sea utilizar la calefacción central directamente.
  4. Evita calentar el ambiente en exceso. Si calientas demasiado, tu cuerpo podría acostumbrarse a una temperatura más alta de lo necesario y hacer que lo que antes era una temperatura agradable, ahora se sienta como frío (por ejemplo, si en tu casa hace 15 ºC, podrías acostumbrar a tu cuerpo a 24 ºC cuando pudo haber sido suficiente con 21 ºC).
  5. Cierra todos los espacios que no necesiten permanecer abiertos (puertas, ventanas, armarios, etc.)
  6. Busca formas de aislar térmicamente tus puertas, ventanas y demás vías de comunicación con el exterior para evitar escapes innecesarios de calor.

Características de un buen calefactor eléctrico

En cuanto a prestaciones para ahorrar, busca un calefactor que tenga las siguientes características:

  • Selector de potencia: para regular la cantidad de calor generado y evitar gastar más de lo necesario.
  • Termostato*: sistema para medir la temperatura y apagar automáticamente el calefactor cuando se alcance la temperatura deseada. Esto evita calentar el ambiente en exceso y gastar más energía de la necesaria.
  • Temporizador: sistema para apagar automáticamente el calefactor después de cierto tiempo. Útil, por ejemplo, cuando solo necesitas calentar la habitación en la que vas a dormir en lugar de toda la casa con la calefacción central (puedes usar el temporizador para apagar el calefactor tras “x” horas de sueño, por ejemplo). Otra forma de usar el temporizador para ahorrar es limitando el uso del calefactor a solo unas horas al día para no estar pendiente de apagarlo manualmente.
  • Programador: para encender el calefactor a determinadas horas del día (por ejemplo, a las horas en las que la luz es más barata, como puede ser antes de levantarse para muchas personas).

* Ten en cuenta que, al estar integrado directamente en el calefactor, el termostato no suele marcar la temperatura real de la habitación. Esto no invalida el hecho de que un termostato integrado puede ayudar a ahorrar si se configura correctamente.

Además, aunque no influye en el ahorro, las siguientes características son un plus al comprar un calefactor eléctrico:

  • Función de autoapagado en caso de sobrecalentamiento.
  • Función de autoapagado en caso de caída.
  • Estructuras protectoras (como rejillas) para evitar el contacto con partes calientes.
  • Diseño impermeable para uso en baños.
  • Mando a distancia.

¿Qué tipo de calefactor eléctrico es mejor para ti?

La manera de clasificar los calefactores eléctricos puede resultar bastante confusa porque, en general, no se sigue una clasificación estándar.

Para evitar confusiones, te explicamos los calefactores eléctricos más populares del mercado de manera sencilla y con sus respectivos sinónimos.

Utiliza esta guía de ventajas, desventajas y uso ideal para esclarecer cuál es el calefactor eléctrico que mejor te conviene:

Calefactores de ventilador, termoventiladores o calefactores de convección forzada

Ejemplo de calefactor de ventilador

Son los calefactores eléctricos más populares. Su funcionamiento consiste en calentar una resistencia para generar calor y distribuirlo mediante un ventilador.

Ventajas

  • Generan calor rápidamente.
  • Se puede controlar la dirección en la que fluye el calor.
  • Son pequeños, ligeros y fáciles de transportar.
  • El riesgo de quemadura es bajo.

Desventajas

  • Pueden ser ruidosos debido al sistema de ventilación (aunque hay modelos silenciosos).
  • Pueden sobrecalentarse y apagarse cuando aún se quieren seguir utilizando.
  • El calor se va poco tiempo después de apagar el calefactor.

Uso ideal

  • Para cuando se quiere calor rápido y durante poco tiempo.
  • Para ser transportados fácilmente de un lugar a otro y/o a distintas partes de una misma habitación.
  • Para baños, por su tamaño pequeño y portabilidad (aunque hay que tener mucho cuidado con esto).

Calefactores de convección o termoconvectores

Ejemplos de calefactores de convección

Estos calefactores también generan calor mediante el calentamiento de una resistencia, pero al no tener ventilador, distribuyen el calor de forma pasiva por convección.

La convección es una de las 3 formas en las que puede transmitirse el calor (las otras 2 son por conducción y por radiación) y es el resultado de la diferencia de densidad de un fluido cuando aumenta su temperatura. En este caso, el fluido es el aire (una mezcla de gases) que, al calentarse, genera las llamadas “corrientes de convección”, en donde el aire caliente sube y el aire frío baja, distribuyendo el calor de forma natural por el ambiente.

En esta categoría también se incluyen los llamados radiadores de aceite (que tienen una apariencia muy similar a los clásicos radiadores de las casas) y los calefactores cerámicos.

Ventajas

  • Son completamente silenciosos (salvo los calefactores cerámicos que cuentan con ventilador).
  • Generan un calor “de ambiente” en lugar de un calor focalizado como los calefactores de ventilador.
  • Mantienen el calor después de apagarse, lo que ayuda a seguir disfrutando de una temperatura agradable.
  • No resecan el aire como los calefactores de ventilador (una ventaja para quienes sufren de ojos secos o piel seca, por ejemplo).
  • No remueven el polvo, con lo que no afectan a personas sensibles con asma o alergia al polvo, por ejemplo.

Desventajas

  • Tardan en generar calor, por lo que no son la mejor opción si se quiere calentar el ambiente de manera rápida y corta.
  • Como funcionan por convección natural (y no forzada, como los calefactores de ventilador), no es posible controlar la dirección y el flujo del calor (salvo en los modelos de calefactores cerámicos con ventilador).
  • Son más pesados que otros tipos de calefactores.
  • Hay un mayor riesgo de quemadura.
  • Estéticamente no son los calefactores más bonitos.

Uso ideal

  • Para calentar el ambiente durante un largo período de tiempo.
  • Para calentar habitaciones enteras en lugar de personas directamente.
  • Para dormir o hacer actividades tranquilas o donde se requiere concentración, por ser silenciosos.
  • Para personas que sufren de condiciones como ojos secos, piel seca, asma o alergia al polvo.

Calefactores infrarrojos, radiantes, estufas de halógeno o lámparas de calor

Ejemplos de calefactores infrarrojos

Estos calefactores producen calor por radiación electromagnética infrarroja (uno de los tipos de radiación que también produce el sol y una de las razones por las que el sol nos calienta y da vida a este planeta, así que no te preocupes; es seguro 🙂).

De hecho, todas las personas emitimos radiación infrarroja (a menor escala, por supuesto), que las cámaras infrarrojas y los animales adaptados a ello son capaces de detectar, y una de las razones por las que los espacios con más personas están más calientes que los espacios vacíos o con pocas personas. 

Ventajas

  • Generan calor rápidamente.
  • Transmiten el calor de forma directa a las personas y otros cuerpos físicos (en lugar de primero al aire y luego del aire a las personas, como los calefactores de ventilador y los de convección). En otras palabras, una mayor proporción del calor generado se utiliza para hacernos sentir calor y no simplemente “darlo” al ambiente.
  • Se puede controlar la dirección en la que fluye el calor.
  • Al no calentar muy bien el aire del ambiente, pueden usarse de manera efectiva en exteriores.
  • Son silenciosos.
  • Al igual que los calefactores de convección, no secan el aire ni remueven el polvo.
  • El riesgo de quemaduras es bajo porque no tienen partes calientes expuestas.

Desventajas

  • Emiten luz al funcionar, lo que puede ser estéticamente agradable para algunas personas pero molesto para otras. Una desventaja clara si se quiere utilizar durante la noche o para dormir.
  • Es necesario situarse directamente delante del calefactor para sentir el calor.
  • El calor se pierde rápidamente al apagar el calefactor.
  • No sirven para calentar el ambiente.

Uso ideal

  • Para momentos en los que se está fijo en un mismo lugar (como ver una película, trabajar en el escritorio o sentarse en el jardín de la casa).
  • Cuando el interés es sentir calor inmediato y no calentar el ambiente en sí (como puede ser en el garaje).
  • Si estéticamente te gusta la luz que emiten.

Consejos de seguridad al usar un calefactor eléctrico

  • Procura conectar el calefactor directamente a la corriente eléctrica; no mediante alargadores. Si no es posible, asegúrate de que el alargador que utilices es apto para soportar la tensión eléctrica de los aparatos que tienes conectados.
  • No enciendas el calefactor en superficies irregulares o inestables.
  • Vigila a bebés, niños y mascotas situados cerca del calefactor para evitar quemaduras.
  • Procura no dejar el calefactor desatendido, sobre todo si hay bebés, niños o mascotas presentes que puedan quemarse o causar incendios.
  • Si vas a usar el calefactor en el baño, extrema la precaución (por ejemplo, alejándolo lo máximo posible del agua). Para estos casos, lo mejor es adquirir un calefactor específico para baños.
  • Si vas a dejar el calefactor encendido durante la noche, asegúrate de que es seguro y de que no hay riesgo de obstrucciones, golpes o caídas accidentales.
  • Aleja el calefactor de fuentes inflamables como mecheros, alcohol, aerosoles, o papel.

¿Te ha gustado lo que has leído? 🙂

En La Lupa Microscópica, nos esforzamos por traerte información completa, transparente, y de la más alta calidad. Ayúdanos compartiendo este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on reddit
Share on telegram
Share on pinterest